Vestido rojo asimetrico ajustado

VESTIDO ROJO ASIMÉTRICO

La mayoría de los vestidos que podemos encontrar en los diversos establecimientos o incluso online tienen una regla común que rara vez se rompe. Casi todos son vestidos simétricos. Es decir, si los doblamos por la vertical obtenemos lo mismo a un lado y al otro.

Sin embargo, es interesante saber que hay algunos vestidos que no tienen esa característica. Por lo tanto, hablamos de vestidos asimétricos. Lo bueno de la asimetría en las prendas de vestir es que dan un punto de originalidad que puede ser la gran baza a la hora de marcar la diferencia con otros modelos más estándar.

Así, un vestido que sea más largo por detrás que por delante puede dar la sensación de ser una cosa totalmente distinta a uno simétrico. Y solo necesitamos unos centímetros de tela de más (o de menos) para provocar este tipo de efectos. 

Las asimetrías a la hora de vestir son especialmente atractivas en la parte superior de los conjuntos. Un vestido con un solo tirante o con un hombro cubierto y otro descubierto… Todas estas opciones dan un resultado muy vistoso. Si se sabe conjuntar con los accesorios adecuados, un vestido rojo asimétrico será tu gran aliado para las ocasiones más especiales. Te proponemos tres modelos:

  • En primer lugar un vestido con asimetría en la zona baja de la falda. Por delante es más corto que por detrás. Tiene un cuello redondo elegante e incorpora encajes y bordados simples pero bonitos. Además viene con un lazo a la altura de la cintura.
  • De segundo plato un vestido muy corto que será tu favorito para el verano. Tiene unos finos tirantes y la asimetría la lleva en la falda. Pasa de ser una minifalda simple a algo mucho más estiloso.
  • Para acabar, un vestido asimétrico en la parte superior. El cuello tiene una caída en diagonal de derecha a izquierda que va revelando parte del escote de una forma muy delicada. Es un vestido largo y brillante perfecto para cualquier boda o evento nocturno.

TE PUEDE INTERESAR